Los colchones viscoelásticos resultan bastante resistentes y cuentan con unas materias primas de primeras calidades. Sin embargo, es muy importante saber cuidar este tipo de productos de descanso con el objetivo de que duren el mayor tiempo posible
Los colchones viscoelásticos deben de estar siempre protegidos con fundas o protectores especiales para estos productos de descanso. Los colchones que son de espuma o látex, la funda debe ser flexible, elástica y transpirable. No hay que emplear fundas con tejido plastificado.
Del mismo modo, se recomienda no utilizar colchas, sábanas u otros elementos que no presentan una correcta transpiración, pues es muy posible que la persona sienta sensación de calor.
Asimismo, se aconseja que ninguna persona salte encima de la cama, incluidos los pequeños del hogar. Igualmente, que nadie se ponga de pie sobre el colchón ni la base. Tampoco se pueden apoyar objetos pesados o afilados sobre la superficie.

Por otro lado, es muy importante que este tipo de colchones permanezcan en buena posición y bien colocados. La parte del material viscoelástico debe permanecer en la parte de arriba, para que podamos tener contacto directo con la superficie y disfrutar de todas sus propiedades.

De igual forma, para el buen mantenimiento del colchón viscoelástico, se debe girar unos 180 grados cada tres meses.

Es el mejor método para conseguir que los acolchados de la cama se conserven de forma óptima y correcta. No hay que olvidar que no se puede doblar, ni plegar el colchón.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *