a nocturia es la necesidad de despertarse de noche para ir a orinar en repetidas ocasiones. Se puede convertir en un problema si esto ocurre más de dos veces por noche.

Orinar al menos una vez en la noche no necesariamente es para alarmarse, no obstante, la frecuencia es importante para saber si se trata de simple nocturia o vejiga hiperactiva.

Lo normal es que logremos dormir toda la noche sin interrupciones por la necesidad fisiológica, puesto que durante las horas de sueño la hormona antidiurética disminuye la producción de orina del organismo. Esta hormona se produce en el hipotálamo y hace que el agua que llega al riñón sea reabsorbida, en lugar de producir orina.

¿Cuáles son las causas de la nocturia?

Mientras estamos despiertos la actividad de la hormona reguladora del procesamiento del líquido en los riñones no cesa y nos hace ir varias veces al baño. Esto es muy común cuando tenemos insomnio.

También puede ser provocada por el consumo excesivo de líquido antes de irnos a dormir, especialmente bebidas con cafeína, que tienden a irritar la vejiga y cambiar los patrones de sueño.

Otras condiciones que producen nocturia son los cambios hormonales, problemas de próstata en el caso de los hombres,  hay  diagnóstico de incontinencia o vejiga hiperactiva,  infecciones en el tracto urinario o piedras en la vejiga e incluso patologías de base como padecimientos cardíacos, vasculares o diabetes que causan retención de líquido.

La nocturia y la vejiga hiperactiva

Este trastorno a diferencia de la nocturia afecta a las personas a cualquier hora del día.  De hecho algunos expertos definen a la nocturia como un síntoma de la vejiga hiperactiva.

Nuestros riñones y todos los órganos del sistema urinario funcionan correctamente cuando orinamos de forma regular y saludable, pero cuando empezamos a sentir una necesidad urgente y repentina de orinar, puede tratarse de una condición conocida como vejiga hiperactiva.

Bajo condiciones normales la vejiga actúa de la siguiente manera: los riñones producen la orina que va hacia la vejiga, cuando orinas, el líquido sale por una abertura ubicada en la parte inferior de la vejiga y fluye hacia el exterior por la uretra.

Cuando la vejiga se llena, las señales nerviosas enviadas al cerebro finalmente desencadenan la necesidad de orinar; y al momento de miccionar, las señales nerviosas coordinan la relajación de los músculos del suelo pélvico y los músculos de la uretra, entonces los músculos de la vejiga se contraen y, de este modo, expulsan la orina hacia afuera.

En las personas que sufren de vejiga hiperactiva, los músculos de este órgano  comienzan a contraerse involuntariamente aunque el volumen de orina almacenado sea poco, generando así incontenibles ganas de ir al baño. El avance de este proceso conlleva a la incontinencia.

La alteración del comportamiento urinario es normal después de los 60 años, aunque puede ocurrir a cualquier edad.

Tanto la vejiga hiperactiva como la nocturia deben ser diagnosticadas por médicos especialistas, si además forman parte de un patrón de trastornos del sueño es necesario el abordaje multidisciplinario. En el Instituto del Sueño podemos ayudarle si está siendo afectada su higiene del sueño por alguna de estas condiciones. Contáctenos para asesorarle.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *